RangeBoost, disfruta de la conexión Wi-Fi con tu router sin límites

¿Alguna vez te has encontrado con un problema extraño con la conexión Wi-Fi donde el SSID es claramente correcto y has confirmado la contraseña una y otra vez? La conexión debería funcionar con normalidad, pero el dispositivo no se puede conectar a una red inalámbrica a pesar de mostrar barras completas. Tenemos la explicación que te ayudará a encontrarle sentido a esta situación.

La conexión inalámbrica es literalmente una comunicación bidireccional entre un router y un usuario. Cuando un usuario intenta unirse a una red Wi-Fi, envía una señal de radio para conectarse al router. El usuario ahora es un transmisor y el router es un receptor, o viceversa. Pero a veces, la comunicación entre ambos puede perderse.

En cualquier situación de trasmisión de datos la señal, inevitablemente, puede atenuarse o perder intensidad debido a la propagación a larga distancia y otras obstrucciones físicas. Las interferencias pueden estar provocadas por diferentes factores como las señales de radar, microondas y Bluetooth, que pueden exacerbar el problema. A medida que aumenta la distancia la señal se debilita, lo que conduce a velocidades de datos inalámbricas más lentas.

Es difícil para el router descubrir y comunicarse con dispositivos que tienen menor potencia de transmisión o están a mucha distancia. En esa situación, la distancia de transmisión inalámbrica está limitada por la potencia del transmisor y la sensibilidad del receptor.

A primera vista, puede parecer que la solución se encuentra aumentando la potencia de transmisión de los dispositivos. Sin embargo, este método no es una forma muy eficiente de aumentar la potencia de transmisión ya que, generalmente, requiere un mayor suministro de energía y mayores costes de hardware. Esto se traduce en un aumento de precio y no es rentable para muchos usuarios.

Mejorar la sensibilidad del receptor de un router es una alternativa más eficaz y económica para aumentar la cobertura Wi-Fi disponible. Con una sensibilidad mejorada del receptor, el router puede detectar más usuarios y ampliar aún más su cobertura Wi-Fi.

Desafortunadamente, aumentar la sensibilidad del receptor también genera una vulnerabilidad de interferencia. Para compensar esto, la tecnología RangeBoost utiliza un algoritmo patentado para procesar señales interferentes, eliminando la pérdida de sensibilidad del receptor.

RangeBoost es una característica de los routers TP-Link (por ejemplo, Archer AX6000, Archer C5400X y Archer C4000). Se centra en el procesamiento de señales para amplificar la capacidad del router de detectar y recibir señales de Wi-Fi de dispositivos que están más lejos, lo que garantiza un mayor rendimiento general y reduce los puntos muertos, proporcionando una mayor velocidad, para que disfrutes de tu conexión sin límites.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *