Redes Sociales en campaña

Redes Sociales en campaña

A cuatro días de que se celebren las elecciones generales y locales, el número de indecisos, casi 8 millones de votantes según las cifras oficiales, no disminuye. Dicen incluso que no será hasta llegar a la mesa electoral cuando este perfil de votante decida por qué partido se decanta.

Las campañas electorales como las hemos vivido en el pasado no tienen sentido hoy en día. Ya lo vimos con Obama y, en estos plebiscitos, queda patente que, más allá de los mítines y de los debates televisados, las redes sociales son el nuevo marco en el que los candidatos se deben ganar al votante.

En España, el número de usuarios de redes sociales rebasa los 28 millones. Una cifra nada baladí, teniendo en cuenta que la búsqueda de información y el hecho de mantenerse informado sobre la actualidad son dos de los principales usos que los internautas hacen de las redes sociales. De acuerdo con cifras oficiales, el 61% de los internautas españoles utiliza estos canales para informarse frente a los medios tradicionales.  Facebook es la red social más utilizada para llegar a información y los jóvenes de edades comprendidas entre 18 y 29 años, los más activos en este tema, pues el 65% afirma recibir informaciones por estos canales a diario. Aunque Twitter es la red preferida para informarse de temas políticos. De hecho, un 64% de los españoles emplea este canal una vez a la semana para estar al día de cuestiones políticas.

Esta nueva realidad ha provocado que los partidos políticos, liderados por sus máximos representantes, tomen conciencia de que las redes sociales son canales claves para difundir sus mensajes y posicionarse frente al electorado a pesar del peligro de las llamadas fakenews (noticias falsas) que, en esta campaña, también campan a sus anchas. Ya hemos visto bulos alrededor del referéndum independentista del 1-O y de las elecciones catalanas de 2017, y de la huelga feminista del 8 de marzo, y la campaña electoral no iba a ser menos.

Investigadores del Media Lab del “Massachusetts Institute of Technology” han llevado a cabo un estudio que ha demostrado que las noticias falsas tienen un poder preocupante, pues llegan a mucha más gente que la información verídica y pueden incluso alterar el criterio para distinguir entre lo que es cierto y lo que es falso. Según un estudio sobre el impacto de las fake news en España, un 86% de los españoles no distingue con facilidad las noticias inventadas de las reales.

La cantidad casi ilimitada de contenido que circula por los canales digitales propicia que muchas noticias falsas se hagan virales de forma incontrolada, hasta el punto de que algunas hayan superado en cifras de visualización y tráfico a los mejores reportajes del mundo. De hecho, según diversos estudios, se prevé que en el año 2022 se consuman más noticias falsas que reales.

De acuerdo con determinadas publicaciones, se sabe que entre el 10% y el 25% de los seguidores de los partidos políticos son bots a los que se pide potenciar o crear debates artificiales. En esta tesitura, Facebook lanzó en España a finales del pasado mes de marzo un programa de fact-checking con la colaboración de verificadores, con el objetivo de ayudar a la ciudadanía a distinguir entre una noticia real y otra que no lo es y, en último término, evitar o al menos minimizar alterar estados de ánimo en el electorado para movilizarlo con el objetivo de influir en el resultado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *