¿Re-usar?

¿Re-usar?

La moda de adquirir productos de segunda mano ha creado una floreciente industria, con más adeptos y más artículos cada día. Si echamos la vista atrás unas décadas, las tiendas de segunda mano se concebían como establecimientos para un público con menor poder adquisitivo, en cuyas estanterías descasaban sobre todo, pequeños electrodomésticos. Hoy en día, el furor del ‘vintage’ ha creado una nueva generación de consumidores que buscan diferenciarse en temas de moda, decoración, etc. con artículos fuera de tendencia.

Este movimiento en alza ha propiciado la aparición de numerosos agentes especializados en la compra venta de todo tipo de objetos. Ya nos hablamos solo de la típica tostadora sino de artículos tan personales como puedan ser vestidos de novia. ¿Por qué hacer un gran desembolso en un vestido que solo se va a utilizar un día y no optar por una alternativa más económica como pueda ser uno semi-nuevo?

Desde luego, habrá quién crea que hay ocasiones que merecen la inversión pero cada vez más mortales se deciden por esta alternativa… en cualquier ámbito, incluso el tecnológico. De hecho, se estima que el mercado mundial de teléfonos inteligentes de segunda mano crecerá hasta los 120 millones de unidades en 2017, lo que supone 56 millones de unidades más que en 2014. Sólo en América del  Norte y Europa Occidental se prevé que el mercado de los teléfonos de segunda mano alcance un valor de alrededor de los 3.000 millones de dólares en 2015 y crezca hasta los 5.000 millones en 2017.

Pero, ¿qué se esconde detrás de esta tendencia?

Está claro que determinados gadges y appliances, cuyos ciclos de renovación tecnológica son muy cortos, son más susceptibles de formar parte de este mercado. Hoy en día, la compra de tecnología está asociada a un estilo de vida (always ‘on’), en el que el factor precio no es tan determinante y en el que dispositivos TIC se han convertido en ‘entes’ que nos aportan valor y, sin los cuales, nuestra vida no sería la misma. Un claro ejemplo es el jugón on-line, que siempre busca la última tecnología router para disfrutar de una experiencia de juego en línea superior.

Las previsiones hablan de una mercado de segunda mano con unas cifras de crecimiento espectaculares pero la expectación que genera la tecnología –solo tenemos que asomarnos a lo que está moviendo el MWC2015 en medios, redes sociales, economía y sociedad, en general- invitan a pensar que las posibilidades de que acabe canibalizando oportunidades de venta a la industria TIC son ínfimas, ¿no crees?