Velocidad y estabilidad con Wi-Fi 6

Velocidad y estabilidad con Wi-Fi 6

Cuando hablamos de conexión a Internet, ya sea de fibra o ADSL, se suele hacer referencia a la velocidad y a la estabilidad. Cuanta mayor sea la velocidad más rápido se descargará el contenido de Internet y mejor será la conexión. Pero, aunque la velocidad es un factor muy importante, también se debe tener en cuenta la estabilidad de la conexión.

¿Sabes cuál es la diferencia entre velocidad y estabilidad? Se trata de dos conceptos básicos en cualquier conexión a la red Wi-Fi.

  • Velocidad

La velocidad de la conexión a Internet influye directamente en la experiencia de usuario. El término velocidad se refiere a la capacidad de rendimiento que tiene una conexión a Internet a través de la red cableada o Wi-Fi.  Está determinada por el ancho de banda máximo o por la cantidad de datos que se transfieren en un tiempo determinado.

¿Sabes que velocidad necesitas? Hay que tener en cuanta diferentes factores como la cantidad de dispositivos conectados, el uso que se le da, etc. Así como el hardware del que se dispone y del equipo utilizado para aprovechar el rendimiento.

  • Estabilidad

La estabilidad afecta tanto a la conexión por cable como a la conexión Wi-Fi. Se dice que una conexión es estable cuando no se pierden paquetes durante la conexión y su latencia (tiempo de respuesta a paquete de datos) es constante y tiene valores cercanos a 0. Es decir, cuando el intercambio de información entre nuestro router y los servidores que estamos utilizando se producen de forma normal, sin retrasos y sin pérdidas. Una conexión a Internet estable permitirá reducir los parones y saltos y habrá una menor latencia.

Los motivos por los que se pierde estabilidad pueden ser varios:

  • Conexión WiFi: Las redes inalámbricas Wi-Fi se pueden ver afectadas cuando hay muchos dispositivos conectados a la vez. Lo mismo ocurre cuando hay mucha distancia con el punto de acceso Wi-Fi, ya que se podrían perder paquetes por la baja cobertura. Otro punto muy importante son las interferencias ocasionadas por otros equipos WiFi, bluetooth e incluso electrodomésticos como microondas. Por ello, disponer de dispositivos de calidad es fundamental.
  • Conexión a través de la línea eléctrica (PLC): Dependerá en gran medida de las instalaciones eléctricas existentes en el hogar, pues una instalación muy antigua deteriorará la señal.

Entre las ventajas del Wi-Fi 6, cabe destacar la mejora de la velocidad y la estabilidad. Esta nueva generación de Wi-Fi proporciona mayor velocidad y menos interferencias, aumentando las velocidades máximas hasta un 40% respecto a la versión anterior. Además, la latencia se reduce hasta un 75%. Todo ello gracias a los nuevos mecanismos intrínsecos a esta nueva tecnología.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.