¿Cómo ha evolucionado la televisión?

¿Cómo ha evolucionado la televisión?

La televisión ha evolucionado mucho a lo largo de su historia. Desde sus primeras emisiones por la BBC en Inglaterra en 1927 y de la CBS y NBC en EEUU en 1930, la evolución de la televisión ha ido paralela a la evolución de la tecnología. Ha sido dicha tecnología la que ha posibilitado el acceso de gran número de personas y ha configurado el consumo que estas realizan de ella.

Primera emisión en España

Sin embargo, en España tuvimos que esperar hasta el 28 de octubre de 1956 para que Televisión Española apareciese en nuestras casas. Esta emisión fue seguida por muy pocas personas (en ese momento existían unos 600 receptores), pero sentó las bases de la televisión que hoy tenemos.

En los siguientes años, la televisión se convirtió en nexo de unión ocupando el lugar central de la casa. Las familias se reunían en torno a ella para comentar los programas emitidos por las dos cadenas de ese momento: La 1 y La 2. Llegados a los años 70 aparecería una gran novedad: la televisión a color, suponiendo un gran impulso en su expansión entre la población. Un importante hito esta época fue la retransmisión de la llegada del hombre a la luna, seguida por 530 millones de personas en el mundo.

Diversidad de canales y contenidos

Los años 80 supusieron una gran evolución para la televisión. Por un lado, la promulgación de la ley de cadenas privadas de televisión permitió la aparición de nuevos canales. Por otro, la aparición del mando a distancia hizo posible que pudiésemos elegir con facilidad una cadena u otra en función de su programación. Vemos aquí un importante cambio de paradigma: pasar de un usuario pasivo a otro activo que elige un canal según el contenido que desea ver. Se comenzaba a configurar una nueva forma de consumir contenidos. En estos años, comenzarían a aparecer los reproductores de video y DVD, de forma que la experiencia del cine llegaría a nuestros salones.

En la década de los 90, la tecnología dio un salto y Phillips presentó el primer televisor de pantalla plana, con 42 pulgadas y plasma. Estos modelos estaban al alcance de pocas personas, pero con el paso de los años su precio disminuyó y aumentaron las ventas. Con el cambio de siglo la tecnología evolucionó y aparecieron los televisores LCD, que destacaban por su reducido grosor y su mejor resolución. Hasta el momento actual, con unas tecnologías muy avanzadas que permiten una experiencia inmersiva.

Internet y televisión a la carta

Este modelo permaneció varios años más hasta la aparición de Internet y las conexiones de banda ancha. Fue en este momento en el que apareció YouTube. Este servicio nos permitía ver otro tipo de contenidos muy alejados a los que estábamos acostumbrados y sin depender de las estrictas programaciones televisivas.

En este contexto de aparición de nuevas tecnologías como tablets o smartphones, las televisiones fueron incorporando nuevas funciones con contenidos interesantes para el usuario. En este momento nace lo que hoy conocemos como Smart TV y que nos permite consumir contenidos online a través de servicios de streaming. El 57% de los españoles tiene una SmartTV en casa y el 67% afirma haber accedido a algún contenido streaming en los últimos 30 días. Los canales tradicionales lanzaron sus propias apps de contenidos a la carta y otras nuevas aparecieron como Netflix, Yomvi o HBO. Hoy día, cualquier usuario que cuente con una buena conexión a Internet puede disfrutar de todos estos contenidos sin salir de casa. Ya sea en su televisor, en el ordenador o en el propio smartphone.

Este importante cambio de paradigma, ha transformado por completo la industria televisiva, hasta el punto de adaptar y crear sus contenidos según lo que desea el público. A diferencia de la anterior época, en la que los contenidos eran unidireccionales, en la actualidad nos encontramos con un sistema bidireccional en el que es el usuario el que decide qué contenido quiere consumir y cómo quiere hacerlo y en el que, esta decisión influirá en los nuevos contenidos que se crearán por las plataformas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *